Saltar al contenido

Como CURAR La Sinusitis Naturalmente

noviembre 10, 2019

¿Qué es la sinusitis?

La sinusitis es una inflamación de la membrana mucosa que cubre el interior de la nariz y los senos paranasales (senos frontales, etmoidales, maxilares y esfenoidales) debido a una infección bacteriana, viral o micótica, o como resultado de una reacción alérgica.

La sinusitis se considera aguda cuando su curso ocurre en un período de menos de tres semanas; es subaguda cuando los síntomas duran entre tres semanas y tres meses; y crónica cuando los síntomas de esta enfermedad persisten por más de tres meses.

-Sinusitis bacteriana crónica

En este tipo de sinusitis, los síntomas inflamatorios persisten durante tres meses o más. Las personas con sinusitis sufren de congestión nasal y retención continua de los senos paranasales, especialmente por la mañana. Las secreciones nasales tienden a tener un color diferente al normal, más espeso y más verde.

Entre las principales causas, encontramos:

  • Consumo excesivo de productos lácteos
  • Tabaco
  • Resfriado y gripe
  • Irritación por contaminación
  • Alergias (ambientales y alimenticias)
  • Infección dental
  • Infección micótica en la cavidad nasal
  • Candida albicans sistémica
  • Síntomas de sinusitis
  • Dolor facial
  • Obstrucción nasal
  • Mucosidad nasal más grande y más espesa
  • Disminución (o pérdida) del olor
  • Dolor de cabeza

En la sinusitis aguda, hay dolor facial, obstrucción nasal, secreción mucosa abundante (secreción nasal), disminución del olor y tos. También pueden presentarse dificultades respiratorias, dolor dental, fiebre y fatiga.

En la sinusitis crónica encontramos síntomas que pueden durar varias semanas: dolor facial, congestión u obstrucción nasal, mucosidad espesa y presencia de pus en la cavidad nasal. Ocasionalmente, también pueden presentarse fiebre, dolores de cabeza, fatiga y dificultad para respirar.

Tratamiento natural de la sinusitis

Rábano picado con jugo de limón

Una cucharada pequeña de esta combinación es una solución rápida y vigorosa para limpiar la nariz. Otros elementos que ayudan a disolver el moco son el ajo, la cebolla, el rábano y el pimentón, que se pueden añadir a las sopas y comidas.

Eucalipto contra la sinusitis

El eucalipto tiene propiedades expectorantes y balsámicas indiscutibles que podemos explotar. Poner las hojas de eucalipto en agua hirviendo durante dos o tres minutos. Luego hacemos los vapores en el recipiente, cubiertos con una toalla, aspirando el vapor (¡cuidado de no quemarse con el vapor!). Se puede repetir varias veces al día.

Infusión de jengibre, eucalipto, miel y limón

Añadir la raíz de jengibre rallada y las hojas de eucalipto y dejar hervir durante 15 minutos. Filtrar y añadir el zumo de limón y unas cucharadas de miel.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana ayuda a hacer que el moco sea más delgado y más fácil de eliminar. Para ello, diluya una o dos cucharaditas de este vinagre en agua, más una cucharada de miel o de stevia para endulzar el producto, y bébelo durante el día, durante unos cinco días.

Extracto de semilla de pomelo

Es un poderoso antibiótico natural utilizado para combatir bacterias, virus, microbios, parásitos y varios tipos de hongos, incluyendo la Candida. Existe un spray nasal con extracto de semilla de pomelo que puede ser utilizado como complemento al tratamiento contra la sinusitis.

Medicina de menta

La menta es muy útil para aliviar los síntomas de la sinusitis, ya que tiene propiedades antiinflamatorias y descongestionantes. Preparamos una infusión con dos cucharaditas de menta por cada cuarto de litro: calentamos el agua y cuando hierve, le añadimos la menta. Deje reposar por 10-15 minutos. Filtrar la infusión y mojar un poco de gasa con el líquido que aplicamos a las fosas nasales, cambiando cada veinte minutos.

Cataplasma de te de verbena

La Verbena se distingue por su gran poder descongestionante. Ponemos dos cucharadas de verbena en una sartén; cuando empiece a emitir olor, añadimos dos cucharadas de aceite de oliva y dos claras de huevo batidas. Durante la emulsión, colocar el producto sobre un paño o gasa y aplicar con cuidado en las fosas nasales durante unos diez minutos.

Romero y cebolla

El romero es otra planta con grandes propiedades antiinflamatorias (contiene unas cuarenta sustancias que causan este efecto), mientras que las cebollas son muy beneficiosas para las vías respiratorias.

Calentamos medio litro de agua sobre el fuego. Cuando hierva, añadir la cebolla picada y el romero y esperar a que la ebullición dure unos minutos. Retire la olla del fuego y, cubierta con una toalla, cocine al vapor, teniendo cuidado de no quemarse con vapor.